Cabecera de Cantavieja
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Bienes de interés cultural de Cantavieja

Ruta del Camino del Cid
Parque Cultural del Maestrazgo
Gran Enciclopedia Aragonesa
Castillos de Aragón
Obispado de Teruel
SIPCA Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés
   
   
   
BIC
Fortanete
Fortanete (Teruel)
Castellote (Teruel)
Ayuntamiento de Portell de Morella (Castellón)
Villarluengo (Teruel)
Mirambel (Teruel) Ayuntamiento de Tronchón (Teruel)
BIC Cañada
de Benatanduz
Ayuntamiento de Olocau del Rey (Castellón)
Cañada de Benatanduz (Teruel)
BIC La Iglesuela
del Cid
BIC Villarroya
de los Pinares
La Iglesuela del Cid (Teruel)
Villarroya de los Pinares (Teruel)
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Museo Virtual del Maestrazgo (Teruel)
Patrimonio Cultural de Aragón
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
 
 
 
 
 
Conjunto Histórico Artístico de Cantavieja (BIC)
Portal del Castillo de Cantavieja (Teruel)
La villa de Cantavieja se localiza en la comarca del Maestrazgo en Teruel. Su origen se remonta a una población musulmana conquistada por Alfonso II en 1196. La villa y su fortaleza se entregan a la Orden del Temple y más tarde a la Orden de San Juan que lo custodian hasta bien entrado el siglo XVIII.

La población y el castillo de Cantavieja, se asientan sobre una muela rocosa ofreciendo una espectacular vista estratégica de esta zona del Maestrazgo.

El conjunto fortificado es de planta triangular y muy alargada, y aunque el castillo sufrió importantes daños durante las guerras carlistas del siglo XIX, aún se conservan extensos lienzos del recinto exterior formado por las murallas de mampostería donde se observan contrafuertes rectangulares y torreones, además de algunas aspilleras para fusiles.

En el extremo se alzan los restos de un torreón circular del siglo XIX sobre la base de uno medieval de planta rectangular. Este torreón fue usado como ermita hasta hace pocos años bajo la advocación del Calvario.

En el lado que mira a la población se encuentra un muro que cierra el patio del castillo con la puerta de acceso. El interior está arrasado y únicamente se encuentran en él catorce peironas con las estaciones del Via Crucis.

 
 
 
Castillo de Cantavieja (BIC)
Castillo de Cantavieja (Teruel)
La población y el castillo de Cantavieja, se asientan sobre una muela rocosa ofreciendo una espectacular vista estratégica de esta zona del Maestrazgo.

El conjunto fortificado es de planta triangular y muy alargada, y aunque el castillo sufrió importantes daños durante las guerras carlistas del siglo XIX, aún se conservan extensos lienzos del recinto exterior formado por las murallas de mampostería donde se observan contrafuertes rectangulares y torreones, además de algunas aspilleras para fusiles.

En el extremo se alzan los restos de un torreón circular del siglo XIX sobre la base de uno medieval de planta rectangular. Este torreón fue usado como ermita hasta hace pocos años bajo la advocación del Calvario.

En el lado que mira a la población se encuentra un muro que cierra el patio del castillo con la puerta de acceso. El interior está arrasado y únicamente se encuentran en él catorce peironas con las estaciones del Via Crucis.

 

La población y el castillo de Cantavieja, se asientan sobre una muela rocosa ofreciendo una espectacular vista estratégica de esta zona del Maestrazgo.

El conjunto fortificado es de planta triangular y muy alargada, y aunque el castillo sufrió importantes daños durante las guerras carlistas del siglo XIX , aún se conservan extensos lienzos del recinto exterior formado por las murallas de mampostería donde se observan contrafuertes rectangulares y torreones, además de algunas aspilleras para fusiles.

En el extremo se alzan los restos de un torreón circular construido en el siglo XIX sobre la base de uno medieval de planta rectangular; este fue usado como ermita hasta hace pocos años bajo la advocación del Calvario.

En el lado que mira a la población se encuentra un muro que cierra el patio del castillo con la puerta de acceso, todo construido en el XIX.

El interior está arrasado y únicamente se encuentran en él catorce peirones con las estaciones del Via Crucis.

 
 
 
Casa Rectoral

Edificio en esquina, con tres plantas de mampostería. De traza barroca y composición simétrica, posee sobre la puerta un escudo muy decorado. Además presenta balcones en las plantas superiores con rejería de forja característica de la zona. Por otra parte, el balcón central de la última planta tiene antepecho abombado.

 
 
 
Convento de San Roque
Edificio de mampostería encalada, con portada de sillería adintelada de dovelas fechadas en 1775. En la planta principal se abren dos ventanas rectangulares remarcadas con sillería y en el centro una hornacina. En la planta superior hay una ventana centrada bajo un sencillo alero de madera.
 
 
 
Torre Perucho
Masía junto a la Vereda Real de ganados y camino antiguo de Cantavieja a la Iglesuela del Cid. Cuenta con una torre de poca altura con aspecto más señorial que defensivo. La fachada principal y la trasera (norte) están lucidas. Al interior se accede a través de una puerta con arco rebajado y sobre ésta vemos una ventana adintelada. Los muros de mampostería alternan coalizas y areniscas (blancas y anaranjadas), con intencionado juego cromático (Ej: Torre Gorgue). A la torre se le han adosado otros edificios, almacenes y corrales para el ganado, estropeando la fachada principal que queda cortada por una de estas construcciones.
 
 
 
 
Torre Castellote
La masía domina las altas plataformas montañosas de Cantavieja, desde donde se observa el pueblo. Es una ubicación estratégica, alineada con la población y permitiendo divisar el castillo de Morella. La torre almenada está anexa a una construcción posterior que casi la iguala en altura. Se trata de una torre de planta cuadrada y pequeño tamaño. Los muros son de mampostería encalada y las esquinas de sillarejo. La piedra es arenisca y proporciona al conjunto un aspecto ocre. Bajo las almenas (ampliadas en altura con cemento) se distinquen los vanos cuadrados del palomar. Otras torres en Cantavieja son: Torre Marín, Torre Camañes, Torre Perucho, Torre Julve.
 
 
 
 
Torre Julve
Masía localizada sobre una paramera desnuda, sin apenas vegetación desde donde se tiene una amplia vista panorámica del Barranco de San Juan y del Puerto de las Cabrillas. Tiene una torre de poca altura y aspecto humilde. Los muros se construyen con estrechas lajas de piedra, como la utilizada en las construcciones de "piedra seca", reforzados en las esquinas con sillarejo. La torre está dividida en dos alturas sin contar la planta baja y el discreto palomar que se comunica el exterior con una línea de pequeños vanos cuadrados inmediatamente debajo del tejado.
 
 
 
 
Torre Camañes
Masía con torre ubicada en el límite entre Teruel y Castellón. Se trata de una esbelta torre almenada de aspecto claramente defensivo colgada en la ladera de la montaña. En altura disminuye la anchura del perímetro dando la impresión de ser todavía más alta de lo que realmente es. Los muros son de mampostería cubierta de un reboco bastante deteriorado. Se han abierto algunos vanos posteriormente, pero entre los originales, destaca una ventana gótica de arco trilobulado formado por dos enormes piedras sillares. También sillares bien cortados se utilizan para reforzar las esquinas de la torre.
 
 
 
 
Torre Marín

Masía localizada sobre una pequeña loma redondeada, alrededor de campos abancalados de cereal de secano. Ribazos separados por muros de piedra, donde crecen especies arbustivas de interés. Cerca de la masía discurre un pequeño barranco, originando después el Río de La Cuba.

La torre se encuentra adosada al edificio principal, sin destacarse en altura pero diferenciada del resto de la construcción debido a los sillares de las esquinas y a los pequeños "mojones" -imitación de almenas-, que se han conservado en el lado este del edificio, en el tejado, a doble altura -como la Torre Altaba (Cantavieja)

 
 
 
 
Torre Huerta
Masía localizada junto al término de Mirambel, entre la Torre Santa Ana y la Torre Camañes. A los pies del barranco del Mas de Marín. En los alrededores se encuentran numerosos campos yermos y bancales de escasa extensión, también pequeños prados para el ganado. Carrascas agrupadas en bosquetes de pequeña extensión, en alturas inferiores. Arbustos de tipo mediterráneo y ejemplares aislados de almendros. Pequeña torre de poca altura junto al barranco del Mas de Marín. Los únicos vanos de la torre son los del palomar que se abren al exterior sobre unas pequeñas repisas, en dirección sureste. Los muros de mampostería han perdido parte del reboco y para las esquinas se ha utilizado piedra sillar.
 
 
 
 
Torre Aliaga
Se encuentra en el término de Cantavieja. Localizada sobre un pequeño collado en el cerro o plataforma rocosa del mismo nombre. Laderas regularizadas por muros de piedra y pequeñas herbáceas para el ganado vacuno. Cruce de azagadores en una impresionante vista panorámica al barranco del Mas de Marín y Río Cantavieja a un lado (dirección norte), y al río de La Cuba y partida del Barranco, al otro (dirección sureste). Torre "almenada" con tejado a una sola vertiente, de muros formados por lajas de piedras bastante regulares. Las esquinas se refuerzan con piedra sillar. En uno de los muros se ha abierto un vano para dar acceso al ganado a la planta baja. La torre prácticamente solo se abre al exterior en el palomar con pequeñas ventanitas sobre unas salientes repisas.
 
 
 
 
Torre Altajar
 
 
 
Torre Altaba

Masía rodeada de pequeños bosquetes de carrascas, pinares en laderas de umbría y alturas superiores, quejigos o rebollos aislados. Gran vista panorámica del término de La Iglesuela del Cid y de la Loma Barragán. Campos yermos o abandonados en los alrededores.

Torre bien conservada, en resalte sobre las construcciones anexas. Sillares de caliza en las esquinas para reforzar la torre. Palomar en la parte superior. Tejado a un agua pero a dos alturas, el superior coronado con merlones al lado norte, oeste y sur (8 unidades), con remate prismático. Pequeñas aberturas en la parte inferior de la torre, a modo de pequeñas aspilleras, sin ventanas. A la torre se accede, seguramente, por el interior de la vivienda. La estructura de la torre difiere de las demás que se localizan en el municipio de Cantavieja.

 
 
 
 
Mas de Oliver
Se trata de esas masías características del Maestrazgo que lo tienen todo para denominarse "torre", pero que no lo son: localizada sobre un resalte rocoso con una gran vista panorámica, con algún edificio en resalte formado por pequeños remates en la parte superior, de pobre sillería. Pero por algún motivo -sencillamente-, no posee el nombre de "Torre". El Mas de Oliver tiene más apariencia de torre que cualquier otra que lo es por su nombre. Posiblemente, por alguna causa o motivo se le pudo cambiar el nombre, como otros ejemplos en el inventario. No encontramos ningún otro caso en el Maestrazgo en el que una masía que posea una torre tenga el nombre de "mas" en su denominación.
 
 
 
 
Masía La Torreta

Don Manuel Osset y Salvador muere en Cantavieja el 31 agosto de 1872 y unos días antes, el 23 de agosto, hizo testamento.

En el testamento deja a Rafael Osset y Rovira la casa de su habitación (la casa solar) con un granero anejo a la misma, sita una y otra en Cantavieja y en la calle de la torreta todos los muebles y aperos de labranza, así como la masía de La Torreta con todos sus edificios y tierras de que constan en este término de Cantavieja.

 
 
 
Casa Consistorial
Ayuntamiento de Cantavieja (Teruel)
El ayuntamiento de Cantavieja es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil de la provincia de Teruel y, junto al ayuntamiento de La Iglesuela del Cid, el más antiguo de la comarca del Maestrazgo. El edificio de la casa consistorial se sitúa en una interesante plaza porticada de planta cuadrada, donde también se encuentran la iglesia de la Asunción y la casa del Bayle.

Se trata de un edificio de planta rectangular, dos pisos de altura y obra de mampostería, utilizando sillar y cantería en sus elementos más notables.

La planta inferior se abre a la plaza a través de un pórtico de cuatro arcos de medio punto en el frente y dos en los laterales. La configuración actual de estos arcos de medio punto se debe a una reforma renacentista, ya que en origen debieron ser arcos apuntados góticos.

En la segunda planta hay dos balcones que en su día fueron ventanas. Estas ventanas tienen tres arcos lobulados apoyados en dos finas columnillas. En el siglo XVIII se colocan las rejas de hierro forjado que cierran los balcones. Entre ambos se encuentra el escudo de la villa tallado en piedra, sobre una cartela con una inscripción que traducida del latín significa: "Quien gobierna esta casa odia la maldad, ama la paz, castiga los crímenes, conserva los derechos y honra a los honestos".

 
 
 
Casa del Bayle
Edificio que forma la esquina opuesta a la iglesia en la plaza de Cristo Rey. Es de mampostería y sillería vista en sus elementos estructurales. En la planta baja presenta un espacio abovedado de plementería vista con arcos apuntados sobre zapatas de piedra. La entrada es lateral por arco de medio punto, con imposta y chambrana y pequeñas pilastras en las esquinas de las jambas y con tres escudos en las dovelas centrales. En la planta alta, se abren balcones de hueco rectangular con dintel de madera y balconada de rejería de forja en la fachada de la plaza. Finalmente, en el lateral se abren una ventana ojival con imposta y tímpano decorado.
 
 
 

Iglesia de San Miguel

Iglesia de Cantavieja (Teruel)
La iglesia dedicada al arcángel San Miguel se ubica junto a la muralla y al antiguo hospital de Cantavieja. Se adscribe a la tipología característica del gótico levantino: iglesia de nave única cubierta con bóveda de cañón apuntado y cabecera poligonal de cinco lados cubierta con bóveda de crucería, cuyas nervaduras apoyan en ménsulas con cabezas de ángeles. La cabecera fue completamente construida en piedra sillar muy bien tallada, en la que abundan las marcas de cantero.

El elemento más interesante del interior de la iglesia es un sepulcro de alabastro situado en un lateral de la cabecera, conocido tradicionalmente como sepulcro de San Miguel y documentado por Sofía Sánchez Giménez como correspondiente a Gonzalo de Funes. El sepulcro, enmarcado por un arco apuntado con crestería gótica sostenido por dos angelitos portando escudos, apoya sobre cuatro leones. En el frontal presenta cuatro escenas en las que aparece la ceremonia fúnebre, con diversos representantes eclesiásticos. Sobre el sepulcro, en el interior del arcosolio, hay placas de alabastro que completan la iconografía funeraria de la parte inferior, con la representación del alma del difunto elevada a los cielos por ángeles.

En el exterior, la portada se encuentra en el lado de la Epístola. Es abocinada, de arcos ojivales que enmarcan un arco adintelado, en el tímpano hay una hornacina destruida. Se encuentra en el interior de un atrio con tres arcos apuntados sobre columnas octogonales. A él se abren dos ventanas rectangulares de gran derrame con decoración de celosía en piedra, única iluminación del interior de la iglesia.

 
 
 
 

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

Iglesia de Cantavieja (Teruel)
Es una obra barroca de grandes dimensiones, con una distribución en tres naves de similar altura, según el modelo clasicista extendido en Aragón a partir de la construcción de la basílica del Pilar. Está realizada en mampostería.

Por el exterior destaca, en el lado de la Epístola, un pórtico abierto a la plaza Mayor formado por tres grandes arcos apuntados de sillería. La portada es sencilla, con arco de medio punto enmarcado por un orden de pilastras bajo frontón.

En el interior, las naves, de idéntica altura, están separadas por gruesos pilares acanalados que sustentan arcos de medio punto. La nave central está cubierta mediante bóveda de cañón con lunetos, mientras que las laterales lo están con bóvedas de arista. El crucero presenta una cúpula elíptica sobre tambor y pechinas decoradas con relieves de los evangelistas y rocalla; al exterior aparece como un volumen octogonal de ladrillo.

Dispone asimismo de una amplia girola tras la cabecera y de coro a los pies, en el penúltimo tramo de la nave central, decorado con pinturas que representan a San Braulio, San Francisco Javier y otros personajes sagrados.

La torre, situada a los pies, da paso a una calle, adoptando la misma solución que las iglesias de la capital turolense. De planta cuadrada, presenta en su parte superior dos cuerpos octogonales y un remate piramidal.

 
 
 
Ermita de Nuestra Señora de Loreto
Ermita de Loreto de Cantavieja (Teruel)
Las ermitas dedicadas a la Nuestra Señora del Loreto son bastante comunes en la serranía de Gúdar y en el Maestrazgo (Fortanete, La Iglesuela del Cid, Villarroya). En su mayor parte se levantaron en el siglo XVII. La de Cantavieja presenta la distribución característica de las ermitas con esta advocación. Tiene planta rectangular con un atrio delantero de cuatro columnas que sostienen un alero de madera labrada. Las columnas del atrio se asientan sobre un zócalo que delimita los laterales. En la pared frontal se abre una ventana rectangular. El acceso se realiza a través de dos pequeñas puertas adinteladas situadas en ambos laterales de la ermita.

Es de una sola nave, separada en dos tramos. El tramo de los pies está cubierto con una cúpula elíptica vaída y el siguiente con bóveda de cañón decorada con pinturas. Un muro con tres arcos separa la nave del camarín, que tiene techo plano. Existen dos construcciones secundarias a ambos lados, de mampostería, en las que se ubican las sacristías y otras dependencias auxiliares.

 
 
 
Ermita de San Blas
Ermita de San Blas de Cantavieja (Teruel)
La antigua ermita de San Blas de Cantavieja se destruyó tras la construcción del Fuerte de San Blas durante la primera guerra cartlista. La que conocemos hoy como ermita de San Blas llama la atención por su altura, inusual para una construcción de este tipo, y que además no es tal al interior. Esto, y la fisonomía del conjunto, dan pie a pensar que esta construcción era una torre perteneciente a la masía de la Serna, que se encuentra muy cerca, si nos guiamos por las palabras escritas por mosén Joaquin Villalba de Mirambel en una carta de 1850 dirigida al secretario del ayuntamiento de Mirambel , donde menciona la rehabilitación de la torre de la Serna en Cantavieja, refiriéndose a ella como ermita de San Blas. Se trata de una construcción de planta rectangular de una nave con pequeño atrio de muros laterales y frente abierto con dos columnas.

 
 
 
 
Ermita de Santa Bárbara
 
Ermita de San Cristóbal
 
 
Ermita de San Juan del Barranco
La ermita de San Juan sigue la misma tipología que la iglesia de San Miguel de Cantavieja pero con una traza mucho más popular. Fue decorada en el periodo barroco pero lo esencial no fue modificado. Guarda una pila bautismal gótica que, aunque bastante erosionada, parece representar escenas de la vida de San Juan. Esta ermita es más modesta que la iglesia de San Miguel, con la misma cabecera poligonal de cinco lados cubierta con crucería pero con una techumbre de madera sobre arcos apuntados, con coro de madera a los pies y con un atrio en el lado de la Epístola. No se tallan las mensulas, el atrio no se soporta sobre airosos arcos góticos, ni la puerta tiene ningún tipo de adorno.
 
 
 
Ermita del Calvario
Ermita del Calvario de Cantavieja (Teruel)
La ermita se encuentra ubicada en un torreón circular localizado en el extremo del Castillo, hallándose a día de hoy el mencionado torreón hundido en la mitad de su fábrica. El acceso a la ermita se produce por un frente formado por un muro con pilastras y portada de medio punto. Actualmente en el recinto del Castillo hay catorce peirones con las estaciones del Vía Crucis.
 
 
 
Capilla de San Antonio
Pequeña construcción adosada a una masía, en mampostería enfoscada o encalada según la fachada. Tiene nave rectangular, estructurada en dos tramos cubiertos por bóveda de arista. Además, posee una espadaña de ladrillo de un ojo.
 
 
 
Peirón de San Blas

Pilar, de planta cuadrada, construido en su totalidad con piedras labradas. Está constituido por: basamento de gradas, con un volumen considerable; tres cuerpos, separados por impostas;y cruz de coronación.

En el cuerpo central aparecen cuatro imágenes, una en cada faceta del peirón, correspondientes a advocaciones distintas. Aunque el peirón está dedicado a San Blas, encontramos también a San Antonio Abad, San Cristóbal y San Juan Bautista. Se trata de representaciones en azulejos cerámicos alojados en el interior de huecos con forma de arco de medio punto.

San Blas aparece representado con báculo y mitra, atributos de obispo pues él lo fue de Tebaste. En la parte superior del arco que encierra la imagen encontramos una inscripción con el año "1898". San Antonio Abad, protector del ganado, se presenta llevando sayal con capucha, cayado y en compañía de varios animales. San Cristóbal, protector de los viajeros, se representa avanzando por un río ayudado por un palo y llevando al niño Jesús sobre el hombro. San Juan Bautista se representa en una escena que retrata el bautizo.

 
 
 
Peirón de San Antonio Abad

Se trata de un pilar, de planta cuadrada, construido con piedras trabajadas en sillería. Se eleva sobre un pedestal, del que arranca la basa y dos cuerpos rematados con una cubierta de forma piramidal, coronada por una cruz metálica.

El segundo cuerpo muestra imágenes representadas en azulejos cerámicos, alojados en cajeados. En una de las facetas del peirón encontramos a San Antonio Abad con un obispo. El santo lleva sayal con capucha, cayado y está acompañado por un animal. El obispo porta báculo pastoral y mitra. Se trata de una advocación importante ya que San Antonio Abad es uno de los santos protectores del ganado, tan abundante en el territorio. En otra de las facetas encontramos la imagen de Santa Bárbara, representada con el cáliz, la espada y la torre. En otra cara encontramos la representación de San Cristóbal, portando una cruz, que protege a los viajeros en su camino.

En el peirón aparecen dos inscripciones que hacen referencia a fechas. La más antigua se localiza en el primer cuerpo, en la faceta con la imagen de Santa Bárbara, y reza: "AÑO 1949" (con el número cuatro escrito al revés). La segunda inscripción está localizada en el segundo cuerpo, junto al azulejo de San Antonio Abad, y se corresponde con: "AÑO 1999". Esta última deriva de una reconstrucción reciente del pilar a partir del segundo cuerpo, visible a simple vista.

 
 
 
Peirón de San Cristobal

El peirón forma parte de un conjunto arquitectónico, junto con una ermita y un refugio.

Se trata de una construcción de sillería, con planta cuadrada. El pilar, levantado sobre unas gradas, presenta dos cuerpos rematados con un tejadillo que está coronado por una cruz metálica.

En el segundo cuerpo encontramos una hornacina con la imagen de San Cristóbal, una escultura sobre un pedestal protegida por una reja. La advocación se vincula con la protección de los viajeros.

 
 
 
Peirón de las Casas de San Juan

Se trata de un pilar de planta cuadrada construido con sillares. Se levanta sobre un basamento de gradería circular con dos peldaños, y consta de basa y dos cuerpos rematados por una cubierta. Está coronado por una cruz en la que se representa la crucifixión, con una figura compuesta por clavos de cabeza rectangular de los que se utilizan para herrar caballos.

Según las características del peirón se podría establecer una datación del siglo XVIII, sin embargo, el basamento de gradas induce a pensar que en época medieval formaría parte de una cruz de término.

El peirón está dedicado a San Juan Bautista que aparece representado en una fotografía enmarcada, ubicada dentro de una hornacina del segundo cuerpo. En la imagen San Juan lleva una cruz con una cinta. En ella, aparece el texto "Ecce Agnus Dei" (He aquí el cordero de Dios"). Esta dedicación es habitual en la zona ya que este santo es la advocación que da nombre a la orden militar del Hospital de San Juan, que controla durante siglos los territorios pertenecientes a la Bailía de Cantavieja.

 
 
 
Pinturas Rupestres de la Cueva del Cerradico Casa Granja (BIC)
Esta cueva contiene panales de grabados rupestres con pocetas, cazoletas y canalillos cruciformes, antropomorfos ramiformes y otras indeterminadas.
 
 
 
Pinturas Rupestres del Covacho de La Masía del Tosco (BIC)
Este covacho contiene tres paneles de grabados rupestres, pocetas y cubetas con cazoletas y canalillos.
 
 
 
Museo de las Guerras Carlistas
 
 
 
Parque Cultural del Maestrazgo
 
 
Arte Rupestre Levantino
Mapa del Arte Rupestre Levantino en España
En Cantavieja existe una interesante muestra del Arte Rupestre Levantino. El arte rupestre levantino es un bien cultural que está considerado Patrimonio de la Humanidad por declaración de la UNESCO en el año 1998. Joan Cabré (Calaceite, 1882) fué el primero que estudio e identificó este arte. Se trata de un conjunto de unas 800 cuevas, abrigos y covachos de 16 diferentes provincias de la Peninsula Ibérica. Su antiguedad estimada está situada cronologicamente entre los años 10.000 a.C. hasta los 4.450 a.C. Su nombre formal es: Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Iberica. Se expresa fundamentalmente a través de pinturas.